domingo, 20 de mayo de 2012

¡Compleméntate!




Todos los años el ciclo se repite: acaban las rebajas de invierno y llega la primavera (cada una fija el calendario como le da la gana: unos cuentan los partidos de la liga de futbol, otros las vacaciones en el cole de los niños, y yo sólo pienso en los cambios de escaparate). Con ella vuelve el ataque de los pólenes, las oscuras golondrinas, empeñadas en ponerme el coche hecho un asquito y, como no, las ceremonias varias. Ya sé, ya sé, cada vez hay más gente que se casa fuera de fecha, pero la explosión BBC (boda, bautizo, comunión), llega con la estación de las flores.

Y que ilusión te embarga cuando recibes la invitación para la boda de una prima segunda que no ves desde un día que vuestros padres se encontraron en un chiringuito playero, allá por el pleistoceno, cuando aún llevabas bañador con volantito en la ingle y manguitos para no ahogarte. O para la comunión de un hijo de aquella compañera que te dejaba los apuntes de la clase que teníais los viernes a las ocho de la manaña (¿cómo es posible que esa pardilla se haya casado y, más difícil todavía, se haya reproducido?).

En fin, que la alegría que te provoca la llegada de una invitación a tu buzón de correo sólo es comparable con el alegrón que te da ver la factura del gas en pleno enero. Y, antes de la crisis (¿cuándo van a dejar las vacas la Dieta Dukan? Una cosa son vacas flacas, pero lo de ahora ya son vacas Gandhi) todavía nos quedaba el consuelo de poder ir de shopping sin límite de gasto, pero ahora, ni eso. Y como yo no me resisto a ir divina de la muerte a ningún sitio donde un ser vivo (ya sea una ameba o un paramecio de los que tanto le gusta ver en los estampados a mi amigo Macondo) pueda verme, optaré por recuperar un LBD y customizarlo a golpe de complemento.
Siento una debilidad extrema -según mi madre roza la enfermedad mental- por los zapatos, así que empezaré por el complemento objeto de mis desvelos.

No habrá sencillez que pueda resistirse a los Metal Nudo de Chritian Louboutin.


o a sus Torero (¡ooooooleeee!, dos orejas, vuelta al ruedo y tango agarrao con el toro...)

y a costa de, al paso de mis zapatos, provocarle un ictus a esa tía abuela soltera a la que tanto quiero, sucumbiré a los encantos de sus Yolanda.


En Carven he encontrado un salón destalonado en uno de los colores de la temporada.

También ha optado por el pasteleo Stuart Weitzman en sus salón de puntera metálica, otro de los it de la temporada.

Me parecen fantásticos estos peep toe en plumeti de Cinderella.

En la misma página me han enamorado los Virgin bicolor de Rocío Mozo.


Zara nos propone estos preciosos peep toe con encaje.


Y deslumbrada me han dejado estos salones con puntera metálica, también de Zara.

Y vamos subiendo y llegamos a las manos (¡qué mal suena eso, cielos!). Y vuelvo con mi dios, Louboutin. Su Sweety Charity Laminato me ha producido como un medio desmayo que no sé si he superado todavía.


Aún no recuperada me encuentro con su clutch Sofia y casi me remata.


Un momento que recupere la respiración..., ufff, imposible con esta baguette de pitón de Louis Vuitton (¡qué alguien llame al 112 o, aún mejor, me traiga un chupito de cognac).

Me parece fantástico este clutch de serpiente de Uterqüe.

Y no me digáis que no es superveraniega la opción que nos da Accesorize.

24fab nos da la opción de alquilar este delicioso melocotón.


Y sigo escalando y, en la misma web me he encontrado este magnífico collar de plumas de ave del paraíso, que hará que mi LBD se convierta en un modelazo.

Bimba y Lola han llenado sus escaparates de color y de entre todas sus propuestas, me quedo con su Kitsch,

y esta fantástica gargantilla multicolor.

También me he dejado alcanzar por los pececitos que me han perseguido en Mango. Les castigaré a venir conmigo a la comunión del mini híbrido de mariscal de campo-capitán de fragata que ha criado mi compañera de facultad.

Sin palabras me deja la propuesta de Delfina Delttrez.

Como en el cuarto chupito de Licor 43 (¿aún existe?!) me entra un calorcillo que no veas, desenfundaré mi abanico y todos se quedarán sin habla con esta obra de arte de Abanicos Valencia, en ébano y nácar.


Y como de vez en cuando me gusta sacar a pasear a mi lado Lady Marmalade, nada para la ocasión como este abanico de plumas de Cherubina.


¡Juega a complementarte!


Y la semana que viene, tocados...

11 comentarios:

  1. Un post buenísimo, me he reído una barbaridad con el tema de las invitaciones a las bodas. Lo has clavado. Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Qué preciosidad de zapatos!

    Elbailedelasmascaras

    ResponderEliminar
  3. No veas como me siento de identificada con este post, yo tengo una comunión que además es ineludible (sobrina de mi señor marido, que ya podía ser la prima segunda para no ir) y no me he comprado nada, con lo que tengo ya voy servida, así que echaré mano de complementos para variar un poquito el look y punto, que tampoco me apetece complicarme la vida. Los zapatos de encaje de Zara son preciosos y los de puntera también, y no había visto ninguno de los dos.

    ResponderEliminar
  4. Los zapatos me los quedo todos, que seguro que los necesito ;)

    blog.tuasesora.es

    ResponderEliminar
  5. Jajaja Sierra! Que bueno!
    Me he hechado unas risas!!! Yo este año tengo 3... una es la de mi prima, que esa genial! Las otras 2 son de esas cuya invitacion tu comparas con la factura del gas... Y encima coincido con la misma gente en ambas... asquito, 2 vestidos diferentes con sus correspondientes complementos!!!! :(
    Si no tuviera ya todo el pack para la boda de mi prima... me hubiera comprado los zapatos de Cinderella... que bonitos!!!!!!!!!! =)
    Un besote!
    Marta :)

    ResponderEliminar
  6. Totalmente cierto, algunas invitaciones caen como la factura del gas, teléfono y el IBI juntos, jajaja.
    Este año, afortunadamente, sólo tengo una boda y es de esas que te apetece ir y darlo todo hasta el final.
    Y como otra enfermiza de los zapatos (no se por qué extraña razón mi padre me llama Imelda) daré todo el protagonismo a mis queridos compañeros de fatiga.

    bss!!

    ResponderEliminar
  7. vaya taconazos mas perfectos...los quiero todos!!! :) Muy buena elecciñon! :D

    Besiitos desde amayaT.!
    www.amayat.com

    ResponderEliminar
  8. Pero qué chulo todo! Si es que los complementos hacen el look...
    Muchas gracias guapa por tus palabras sobre mi aventura de irme a vivir a Cancún!!
    Besitoo
    M.

    ResponderEliminar
  9. Me encantan tus reflexiones, verdades como puños jeje En cuanto a los zapatos, es que yo soy una loca de los taconazos, me encantan todos. Besitos

    ResponderEliminar

Me encanta leer tus Cool&Cold-mentarios.